6/14/2018

Los 10 + 8 de UEFA en Rusia

Continuamos nuestro recorrido por la Confederación más grande, y en la cual FIFA pone el 90% de sus fichas para sacar esto adelante. Hablemos un poquito más de cada uno.

El alemán Felix Brych llegará a su segunda copa del mundo tras decepcionar un poco en su anterior participación, donde se quedó con dos juegos en fase de grupos. Con Brych tengo una sensación extraña, creo que FIFA no le ha sabido elegir los partidos y termina complicándose más de la cuenta cuando se enfrenta a duelos entre CONMEBOL y CONCACAF, como le pasó en los Olímpicos y el pasado mundial. Sin embargo a esta cita llega mucho más maduro, ya con una final de Champions a su espalda, aunque con menos participación en torneos FIFA. Sin dudas Brych va a ser una de las cartas fuertes de Busacca y Collina en este mundial, si Alemania y sus desempeños lo permiten podríamos estar hablando de un candidato de final. 

El siguiente árbitro del que hablaremos también repite mundial tras dirigir una semifinal hace 4 años en Brasil: el turco Cüneyt Çakır. Con el turco tengo una incomodidad, cada vez que lo veo no sé que esperar, en su segundo ciclo ha sido un yo-yo completo: se fue por la puerta de atrás de la Euro cuando era el llamado a la final, sin embargo viajó a los Olímpicos donde le costó bastante dirigir el duelo de cuartos de final entre Colombia y Brasil. En Champions ha sufrido del mismo problema, por más que algunos le den más crédito solo por nombre y no por rendimiento. Nadie niega que Çakır es un árbitro con todas las capacidades del mundo y es candidato a la final, pero, será necesario, mostrar que está en su mejor nivel, sin altibajos, salvo que lo quieran mantener oculto hasta la final y allí nos llevemos la sorpresa.

Yo en esto no tengo dudas: si el mundial fuese en cualquier otro lugar del mundo Sergei Karasev no estaría participando en el torneo, pero, como es usual, el local tiene el poder político de imponer a su mejor árbitro. Karasev no ha destacado a nivel FIFA, donde siempre se quedó en fase de grupos de los torneos en los que participó. A nivel UEFA ha logrado semifinales en Europa League y solo ha alcanzado octavos de Champions, bastante más bajo de lo que se esperaría en un árbitro mundialista de UEFA. Probablemente dirija uno o dos partidos en la fase de grupos y lo contenten con una actuación de cuarto hombre en cuartos de final para cerrar su participación.

A Björn Kuipers no hay que presentarlo: ha dirigido todo lo habido y por haber, es carta de presentación de UEFA y "as" bajo la manga para los partidos claves del torneo, sumándole su experiencia con el manejo del VAR junto a Makkelie. Sin dudas es candidato natural a la final, sin Holanda en el panorama como hace 4 años deberá esperar que Bélgica no le amargue la fiesta, como le sucedió a Frank de Bleeckere en 2010.

A nivel FIFA puede que el polaco Szymon Marciniak sea un desconocido para varios, pues solo dirigió en el último Mundial sub20, donde se complicó más de la cuenta en la semifinal sudamericana entre Uruguay y Venezuela. A nivel UEFA también ha progresado rápido, por más que su último juego de Champions, en octavos de final, terminara con polémica. En Champions alcanzó ya los cuartos de final, en la Euro pasada unos octavos y, en Europa League, semifinales. Sin dudas Marciniak es un prospecto en crecimiento, quien espero tenga un mundial "similar" al de Mazic hace cuatro años, pero, ojalá, con mejores resultados, teniendo además un gran apoyo tanto de Busacca como de Collina y una experiencia bastante amplia con el VAR. 

Un país que nunca falta es España, y esta vez está representado por Antonio Mateu. No nos digamos mentiras: Mateu tiene un estilo único, es frentero, se iguala y pechea a los jugadores, pero es su estilo, así ha llegado hasta donde ha llegado y, además, le ha funcionado bastante bien en partidos complicados. Además Mateu no es uno de esos árbitros que niega sus orígenes y se transforma, si tiene que amonestar a 5 lo va a hacer, y si debe expulsar a 2 no suele temblarle el pulso como a otros. Yo estoy seguro de que, si Mateu explota sus fortalezas va a lograr disimular alguna debilidad que pueda resaltar, y, con un poquito de voluntad política va a estar peleando más allá de octavos.  

Dentro de nuestro recorrido pasamos a Serbia, para hablar de Milorad Mazic. Acá debo advertir: vamos a ver un árbitro completamente diferente al que vimos hace cuatro años, en un llamado al Mundial que, para mí, era muy temprano en ese momento. La versión actual de Mazic es muy sobria, con sus particulares gestos el odontólogo se volvió una carta de confianza de UEFA, tan así que le reservaron la final de la Champions sin verlo en un reto previo este año. El año pasado dirigió la final de la Copa Confederaciones, donde se le vio bien salvo una intervención con el VAR donde prefirió cerrar medio ojo para no expulsar en una jugada que bien lo merecía. Para mí este es otro árbitro que puede pelear cuartos de final si demuestra el rendimiento que viene explotando en Champions. 

 Después de la salida de Rizzoli las manos de Italia quedaron en Gianluca Rocchi. Aun en la sombra FIFA lo venía preparando desde el ciclo anterior, cuando lo invitaron a los Olímpicos de Londres y el Sub17 de Emiratos Árabes Unidos. En este ciclo estuvo en la Confederaciones, donde no dirigió mucho, pero terminó de convencer para asegurar su puesto. El italiano, escondido por Rizzoli, fue el único que no participó como central en la Euro pasada entre los seleccionados, en Champions ha llegado a cuartos y en Europa League a semifinales. Sin dudas puede sorprender, tiene todo el apoyo de Collina, pero deberá luchar duro para sobrepasar a algunos consolidados con mayor reconocimiento en FIFA y UEFA.

Por otro lado está el esloveno Damir Skomina. Skomina viene luchando por esto hace muchos años, siendo de un país "pequeño" dentro de UEFA ha recorrido todos los campos habidos y por haber, hasta llegar a la Élite. Tan así es que lleva en torneos FIFA desde 2008, cuando lo invitaron a los Juegos Olímpicos. Se quedó en el mundial pasado por los errores de sus asistentes, pero lleva los últimos 3 años peleando por los puestos de honor en UEFA, tan así que varios lo tuvimos como candidato a finales de Champions e, incluso, de la última Euro. Skomina es buen árbitro, así lleve un poco de sal pegada al cuerpo, a mí me gustaría verlo en algo grande, para que se gané la oportunidad de unos octavos, aunque creo que esa oportunidad no va a llegar  y se quedará en primera fase. 

Por último tenemos un caso grandioso, Francia reaparece en una Copa del Mundo tras la ausencia de Lannoy en el Mundial pasado con un árbitro muy joven pero que despegó y explotó todas sus fortalezas el último año: Clément Turpin. En 2016 estuvo en la Euro y los Olímpicos, en ambos torneos se quedó con dos partidos de primera fase. Este año, en el Mundial sub17 donde llegó a cuartos y en noviembre le confiaron una tarea titánica que resolvió de gran forma: el playoff entre Perú y Nueva Zelanda en Lima. Además de ello este año alcanzó los cuartos de final de la Champions y las semifinales de la Europa League, con actuaciones bastante destacadas. Si Turpin no pasa este año de primera ronda, pues a pesar de tener todas las capacidades tiene a varios más consolidados por delante, el francés bien podría ser el número uno de UEFA en el próximo mundial, a mí no me sorprendería. 

Especialistas en VAR hay un montón por acá debido a su constante uso en sus ligas: tres italianos con Daniele Orsato, Paolo Valeri y Massimiliano Iratti, el polaco Pawel Gil, los alemanes Felix Zwayer y Bastian Dankert además de los portugueses Artur Soares Dias y Tiago Lopes Martins.

En UEFA, como en CONMEBOL, a cada árbitro le llamaron sus asistentes, por lo cual pensar en tríos no se dificulta:

Árbitro: 
Felix Brych, Alemania, 1975
Asistente 1: Mark Borsch, Alemania, 1977
Asistente 2: Stefan Lupp, Alemania, 1978
Árbitro: 
Cüneyt Cakir,  Turquía, 1976
Asistente 1: Bahattin Duran, Turquía, 1975
Asistente 2: Tarik Ongun, Turquía, 1973
Árbitro:
Sergey Karasev, Rusia, 1979
Asistente 1: 
Anton AveryanovRusia, 1973
Asistente 2: Tikhon KaluginRusia, 1974
Árbitro: 
Bjorn Kuipers, Países Bajos, 1973
Asistente 1: Sander Van Roekel, Países Bajos, 1974
Asistente 2: Erwi Zeinstra, Países Bajos, 1977
Árbitro:
Szymon Marciniak, Polonia, 1981
Asistente 1: Paweł Sokolnicki, Polonia, 1978
Asistente 2: Tomasz Listkiewicz, Polonia, 1980

Árbitro:
Antonio Mateu Lahoz, España, 1977
Asistente 1: Pau Cebrian Devis, España, 1979
Asistente 2: Roberto Díaz Pérez, España, 1975
Árbitro: 
Milorad Mazic, Serbia, 1973
Asistente 1: Milovan Ristic, Serbia, 1974
Asistente 2: Dalibor Djurdjevic, Serbia, 1973

Árbitro: 
Gianlucca Rocchi, Italia, 1973
Asistente 1: Elenito Di Liberatore, Italia, 1973
Asistente 2: Mauro Tonollini, Italia, 1973

Árbitro: 
Damir Skomina, Eslovenia, 1976
Asistente 1: Jure Praprotnik, Eslovenia, 1985
Asistente 2: Robert Vukan, Eslovenia, 1976

Árbitro:
Clément Turpin, Francia, 1982
Asistente 1: Frédéric Cano, Francia, 1973
Asistente 2: Nicolas Danos, Francia, 1980

Estadísticas
Pasamos entonces a las estadísticas de los Europeos, donde tenemos como reto identificar el por qué de su promedio más alto en varias cosas, veremos si encontramos algunas respuestas:

Goles
Primer aspecto a analizar: cantidad de goles: no se ve una diferencia significativa, pero sí mayor variabilidad entre algunos árbitros. Sorprendería el valor de Karasev, pero dirigió juegos con muchos goles (5 y 4) y otros sin tantos, lo que da una variabilidad gigante. Por otro lado están Skomina y Cakir, con unos valores muy estables, algo curiosos.

Faltas
Viendo esta gráfica lo primero que me pregunté fue: ¿qué pasó con Marciniak? Si, tuvo solo 3 partidos, pero uno de ellos fue la semifinal entre sudamericanos donde, insisto, su nombre fue una mala elección de FIFA, que se ve reflejada en la enorme cantidad de faltas que sancionó distorsionando todo el análisis. Por otro lado vuelvo y reviso y noto una alta variabilidad en un árbitro como Brych, voy más allá y veo dos partidos que salen como datos atípicos que levantan todo: Brasil vs Honduras de los Olímpicos y Uruguay vs Costa Rica del Mundial. Una vez más, esa tendencia de duelos latinos, muchas faltas y dificultad para controlarlos. 

Tarjetas Amarillas
Acá me vuelve a resltar a la vista la variabilidad de Marciniak y me vuelvo a fijar: Uruguay vs Venezuela, duelo de latinos. Sigo y veo la de Skomina, reviso y encuentro una particularidad, el cambio de estilo de Skomina es monumental, pasó de ser un árbitro mucho más riguroso a uno muy calmado en el último tiempo, adaptándose a las normas que le permiten llegar a un torneo como este a un árbitro sin un gran respaldo político. Por otro lado, la variabilidad de Brych en las faltas no se ve reflejada en las tarjetas, caso contrario a Mazic y Mateu, extraño, pero interesante.

Tarjetas Rojas
¿Comparamos esta gráfica con los demás? ¿Por qué los árbitros de UEFA sí se animan a expulsar? o bueno, ¿por qué se animan a expulsar más? ¿Tiene que ver el respaldo de los dirigentes? Porque estoy seguro que la respuesta cultural no es, pues si alguien debería ser propenso a expulsar somos nosotros y los árbitros de CONCACAF. A mí esto si me pone a pensar seriamente en el trato equitativo que puede dar la dirigencia de FIFA a unos o a otros, y de ahí, la confianza que les brinda para dirigir mayores retos a unos que otros y nuestra eterna discusión de la neutralidad continental. El principio de igualdad de oportunidades parece no existir. 

Penales
La conclusión acá viene siendo prácticamente la misma de las rojas, UEFA es más propenso a tomar decisiones difíciles y eso cuenta. Pero, insisto, se debe hacer un análisis serio del por qué esa tendencia, que puede ser tan positiva como negativa.

Resumen Estadístico

0 comentários:

Publicar un comentario

Todo comentario es responsabilidad única del autor del mismo, los comentarios no reflejan la postura del blog sobre sus diferentes temas...