6/13/2018

Los 6 + 3 de Conmebol en Rusia

Como me cogió un poco la noche, y no quiero que me digan acomodado por conocer el rendimiento de algunos después de dar mis opiniones, me adelanto en el orden de las entradas y estudiamos un poquito más a los 9 árbitros de Conmebol.


En Conmebol podríamos hablar horas, el proceso de selección lo hemos seguido casi paso a paso para cada uno de los candidatos, pero trataré de ser lo más breve posible al hablar de los 6 árbitros que estarán en campo y, un poquito, de los 3 que actuarán solo como VAR.

Julio Bascuñán fue elegido como relevo natural ante la salida de Osses al área dirigencial de Chile. Si me preguntaran a mi, Bascuñán es el que más alejado está de este "estilo FIFA" que manejamos ahorita bajo la conducción de Massimo Busacca, por lo que me sorprendió en algún grado que prefiriera confiar en él y no en otros más afines a su manera de ver el arbitraje. Curiosamente, o mejor dicho consecuentemente, Bascuñán es el árbitro de Conmebol que menos ha dirigido en torneos FIFA entre los seleccionados: apenas participó en el Mundial sub20 del año pasado, donde dirigió un juego en la fase de grupos y otro en octavos de final. Con eso fue suficiente para llegar, al menos a estar en cancha, pero tendrá que impresionar a los dirigentes para ganarse un partido desde los enfrentamientos pues, pese a haber sido candidato a la final de ese mundial, dos partidos en un solo torneo FIFA parece poco para lograr el objetivo por parte del buen y riguroso árbitro chileno.

El siguiente caso también es curioso: Enrique Cáceres parecía aún más quedado en la lucha a nivel FIFA hasta noviembre del año pasado cuando, me imagino yo, logró convencer al suizo. Primer mundial sub17: cuartos de final. Segundo mundial sub17: la final y el estrellato, pues la dirigió con gran criterio y personalidad. En el medio una semifinal de mundial de Clubes entre América de México y Real Madrid. Cáceres, a nivel CONMEBOL, ha experimentado de todo, y está "más preparado que un yogur" como dicen popularmente por mis tierras. Ahí, de a pocos, puede ser nuestro caballito de batalla silencioso que, si corre con suerte y un poco más de apoyo político que Carlos Vera el mundial pasado, podría estar dirigiendo unos octavos o cuartos de final.

Para mí el mejor de Sudamérica, a mí me encanta como dirige Andrés Cunha, por más que cuando ha errado ha sido mediático, suelo sentir que con Cunha en la cancha nada va a salir mal. Me hubiese gustado que llegara con más experiencia FIFA a este torneo, y, a su vez, con un mayor respaldo de Conmebol habiéndole dado una final de Sudamericana o Libertadores. Sin embargo, en cancha, Cunha dejó muy buenas sensaciones en el Mundial sub20 de 2017, donde llegó a octavos de final y Uruguay impidió que siguiera adelante. Yo esperaría que Cunha hiciera dos partidos en fase de grupos, después el rendimiento podría darle para pescar algo más sin ser un nombre con fuerza política dentro de FIFA o CONMEBOL. Eso sí, yo no descartaría fácilmente a Cunha de aparecer en el VAR en fases avanzadas, creería yo, de los nuestros, es el que más experiencia tiene en el tema.

Néstor Pitana es candidato a la final. Busacca adora su estilo europeo que se ajusta perfectamente a lo que él quiere que sea el arbitraje en un Mundial. Le bastó un sub17 para ganar la batalla a 2014 donde fue el que más lejos llegó de los nuestros. A nivel FIFA llegó a cuartos de mundial, semifinales de olímpicos y confederaciones. Cerraría de manera hermosa ese palmarés con una final de un gran torneo. Tendrá como reto repetir lo de Elizondo: apertura y cierre de un mundial, esperemos, con un arbitraje mucho mejor que el de su compatriota en Alemania.

La otra carta fuerte de CONMEBOL viene de Brasil: Sandro Meira Ricci participará en su segundo mundial después de haber logrado entrar sobre el camino al proceso anterior. En este mundial tendremos un árbitro mucho más maduro, y con un respaldo político gigantesco a sus espaldas. Ricci es otro candidato a final si Brasil se queda en el camino. A nivel FIFA ya dirigió una final de Mundial de Clubes, y varios juegos interesantes en cuartos de final o partidos por el bronce pues, en sus torneos, generalmente terminaba peleando designación con Pitana o Brasil impedía que recibiera algo más. 

Por último, pero no menos importante, está el colombiano Wilmar Roldán, quien también repite tras un desafortunado 2014. A Roldán, a nivel Conmebol, no le falta nada y a nivel FIFA también ha vivido de todo, pero aún no logra convencer al suizo para recibir algo más. Estuvo en la pasada confederaciones y tuvo algún inconveniente con el VAR que deberá corregir si espera pasar la fase de grupos, algo que estará difícil si no tiene muy buenas actuaciones, pues Pitana y Ricci lo tienen bastante aventajado. 

En el VAR habrá tres árbitros más del continene, el primero, Wilton Sampaio, quien peleará fuerte por ser titular en Catar 2022, un árbitro muy serio de quien dicen, conoce muy bien el reglamento (y tiene mucho sentido, estando instruido por Manuel Serapiao), razón por la cual FIFA lo escogió para esta labor. También estará Mauro Vigliano, quien tiene la experiencia en torneos FIFA con el sistema, así no haya tenido grandes participaciones en CONMEBOL últimamente. Además, Bolivia volverá a un mundial con Gery Vargas en el monitor, otro de los árbitros que han trabajado fuertemente con el sistema.

Afortunadamente establecer los equipos de trabajo en CONMEBOL fue fácil, pues a cada árbitro principal le llamaron sus dos asistentes habituales. Los grupos de trabajo de CONMEBOL deberían ser los siguientes:

Árbitro: 

Julio Alberto Bascuñán Gonzalez, Chile, 1978
Asistente 1: Carlos Astroza, Chile, 1976
Asistente 2: Christian Schiemann, Chile, 1977


Árbitro: 

Enrique Caceres, Paraguay, 1974
Asistente 1: Eduardo Cardozo, Paraguay, 1982
Asistente 2: Juan Zorrilla, Paraguay, 1975


Árbitro: 

Andres Ismael Cunha Soca, Uruguay, 1976
Asistente 1: Nicolas Taran, Uruguay, 1980
Asistente 2: Mauricio Espinosa, Uruguay, 1972


Árbitro: 

Nestor Fabian Pitana, Argentina, 1975
Asistente 1: Hernan Maidana, Argentina, 1972
Asistente 2: Juan Pablo Belatti, Argentina, 1979


Árbitro: 

Sandro Ricci, Brasil, 1974
Asistente 1: Emerson de Carvalho, Brasil, 1972
Asistente 2: Marcelo Van Gasse, Brasil, 1976


Árbitro: 

Wilmar Alexander Roldan Perez, Colombia, 1980
Asistente 1: Alexander Guzman, Colombia, 1985
Asistente 2: Cristian de La Cruz, Colombia, 1978


Estadísticas

Goles
La paridad dentro de Conmebol es curiosa, solo afectada por una alta variabilidad en Cunha debida, en parte, a la cantidad de datos que se tienen de él. Igualmente ratificamos un dato de la visión general: es difícil que los partidos con árbitros sudamericanos queden sin goles, una anomalía hermosa para los que disfrutamos de este espectáculo.

Faltas
Debo aclarar que en esta gráfica eliminé los datos de Bascuñán, pues, al ser tan pocos, daba un absurdo estadístico que no nos permitía apreciar los datos de los demás. Sin embargo, por medias, puedo asegurar que el chileno es bastante más riguroso que sus compañeros.
Igualmente vemos casos curioso que comprueban la hipótesis de la primera entrada: no existe una relación directa de menos faltas más designaciones. Al contrario, la paridad entre Ricci y Roldán es grande, sin embargo esta no está reflejada en la confianza de Busacca. Por otro lado Pitana aumenta considerablemente su media, con respecto a Ricci y Roldán, pero es en el que más confían.

Amonestaciones
Una vez más, la variabilidad de Bascuñán es alta debido a la muestra de datos recolectada, pero, como expliqué antes, no quería mezclar datos de los torneos continentales porque distorsionan nuestro análisis. Curiosamente, otra vez, Pitana es el de promedios más elevados, mientras, me extraña la variabilidad de Roldán, algo que puede darnos una pista: ¿Buscará Busacca más constancia que un estilo en particular?

Expulsiones
A mí, este gráfico, me pone a pensar seriamente: Pitana lleva 12 partidos FIFA y, en ninguno, ha expulsado. ¿De verdad es Pitana tan bueno para prevenir todo y no tener jugadas que sean merecedoras de expulsiones? ¿Hay algo más detrás de ello? Me queda sonando, mucho, ese "datico", espero, a ustedes, también para que me ayuden a encontrarle una respuesta. 

Penales

A nivel macro, sin ver mucho números, queda una primera lección: nos es mucho más fácil pitar un penal que expulsar un jugador. ¿Por qué? Y, me causa muchísima curiosidad porque, en Libertadores, pasa lo contrario: No es más fácil expulsar que señalar el punto blanco. ¿Que cambia tanto? ¿Solo es el factor cultura del jugador? 
Por otro lado voy a una segunda conclusión: Roldán es el árbitro con el que más probabilidad hay de una sanción de penal y/o roja. ¿Tendrá que ver esa variabilidad estadística con la cantidad y calidad de sus designaciones? ¿Tiene que ver que Pitana sea de los de menos rojas y penales con sus buenas designaciones? Mañana, revisando a UEFA, creo que podríamos tener una buena respuesta a ello.
Resumen Estadístico

0 comentários:

Publicar un comentario

Todo comentario es responsabilidad única del autor del mismo, los comentarios no reflejan la postura del blog sobre sus diferentes temas...